Mostrando entradas con la etiqueta Teresa Medeiros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Teresa Medeiros. Mostrar todas las entradas

14/1/15

El Placer De Un Beso . libro 1

Ashton Burke es un legendario aventurero que ha pasado los últimos diez años recorriendo el mundo para olvidarse de la chica que dejó atrás. Su miserable vida se ve interrumpida cuando le contratan para rescatar a la prometida de su hermano, que ha sido secuestrada y se encuentra en el harem de un sultán. Demasiado tarde descubre que ella no es otra que Clarinda Cardew, la chica a la que expulsó de su hastiado corazón hacía diez años. Lo último que Clarinda desea es estar atrapada en un palacio de placeres sensuales con el hombre cuyos irresistibles besos la atormentan aún por la noche. Aunque él jura que solo está cumpliendo con una misión, Clarinda no tarda en percatarse de que permitir que Ashton la rescate podría poner en grave peligro su anhelante corazón. En un viaje que los llevará de las deliciosas intrigas de la corte de un sultán a los rutilantes salones de Londres, Ashton y Clarinda reinician los pasos de su peligrosa danza y descubren que el placer más seductor de todos podría ser el amor.



La tentación de una caricia. Libro 2

Kirkus Maximilian Burke, lord Dravenwood, siempre se ha comportado como un caballero perfecto y un hombre cabal, y se sentía orgulloso de ser la clase de prometido que toda madre querría para su hija. Pero cuando el canalla de su hermano le roba a la novia literalmente en el altar, Max decide que es más satisfactorio ser un juerguista que un gentilhombre. Obligado a huir de Londres después de un duelo, Max se refugia en Cadgwyck Manor, una mansión de su propiedad ubicada en la solitaria costa de Cornualles, un lugar tan salvaje y encabritado como su temperamento. Allí se encuentra con la hostilidad de los sirvientes, encabezados por su ama de llaves, la sensata e inflexible Anne Spencer, y también con el fantasma que, según la leyenda del lugar, acosa la derruida mansión. Pero, finalmente, no es Angelica, la Dama Blanca de Cadgwyck, quien empieza a poblar los febriles sueños de Max, sino la misma Anne, su mortal enemiga.